Image
11 de agosto de 2021 Visto 865 veces

Paciente con traqueostomía

Dr. Matías Winter D. Otorrinolaringólogo

La traqueostomía es el procedimiento mediante el cual se comunica la vía respiratoria (tráquea) con una apertura (fístula) en la piel del cuello. Se coloca un tubo de traqueostomía que permite mantener esta comunicación permeable para permitir una adecuada respiración.
Está indicada en ventilación mecánica prolongada (más de 7-10 días), tumores obstructivos de la vía respiratoria alta, problemas neurológicos o neuromusculares que afecten la ventilación o deglución, trauma severo de cabeza y cuello, entre otras causas.
Debido a la pandemia de COVID-19 han aumentado significativamente los pacientes con ventilación mecánica prolongada y, por lo tanto, los pacientes con traqueostomía. Consecuentemente han aumentado las personas usuarias de traqueostomía que consultan posteriormente, por lo que es importante conocer sus aspectos básicos.

Partes de la traqueostomía

Existen diferentes tipos de cánula como con y sin cuff, con aspiración subglótica, fenestrada, con endocánula, entre otras. Es relevante conocer qué tipo de cánula y que tamaño es la que el paciente posee.
En la siguiente imagen se observan las piezas de una cánula de traqueostomía habitual.

Cuidados de traqueostomía

Es muy importante que tanto el paciente como sus familiares conozcan el manejo básico de la piel y la traqueostomía, incluyendo aseo de la endocánula, aspiración y signos de alarma.
El orificio en el cuello por donde entra la cánula se llama ostoma y se debe limpiar la piel que lo rodea (periostoma) con una gasa estéril con suero fisiológico o agua hervida tibia. Se debe prestar atención a cualquier signo de infección de la zona como coloración rojiza (eritema), secreción o dolor. Se debe proteger esta piel bajo las aletas y alrededor de la cánula con una gasa.

Actualmente la mayoría de las cánulas presentan una endocánula que debe ser limpiada frecuentemente aproximadamente 2 veces al día. Así se evita la acumulación de secreciones o tapones mucosos que puedan obstruirla. Se limpia con agua caliente y jabón neutro, usando el cepillo que viene en el kit para limpiar por dentro. Una vez limpia y seca, se coloca nuevamente.
La aspiración se realiza con una sonda de aspiración estéril de 12Fr, según la necesidad del paciente: al inicio se requiere aspiración frecuente, ya que los pacientes están más hipersecretores, y luego 1 o 2 veces al día. Posteriormente el paciente maneja adecuadamente las secreciones y las pueden eliminar con la tos.
Para poder aspirar las secreciones es necesario contar con un sistema de aspiración que puede ser comprado o arrendado y deber tener una potencia mayor a 25 lt/min.

Cambio de cánula y decanulación

El primer cambio de cánula se suele realizar en el hospital entre 5 a 14 días después del procedimiento. Posterior a este periodo la comunicación (fístula) está madura y los cambios de cánula se realizan entre 30 a 90 días dependiendo del tipo cánula, sus especificaciones y las necesidades del paciente.  El cambio de cánula es un procedimiento rutinario y en general seguro realizado por un profesional.
Para la decanulación (sacar definitivamente la traqueostomía) tiene que estar resuelta la enfermedad de base por la cual se indicó la traqueostomía inicialmente. Por ejemplo, que el paciente ya no requiera ventilación mecánica por la cánula o que el tumor se trató y ya no obstruye la vía aérea. Además, es importante que el paciente maneje adecuadamente sus secreciones con tos efectiva y no presente aspiración de secreciones de forma importante.
La Nasofibroscopía (NFC) es un procedimiento realizado por los Otorrinolaringólogos a través de una de fibra óptica flexible que permite evaluar la movilidad de las cuerdas vocales, permeabilidad de vía aérea, manejo de secreciones y orientar en el proceso de decanulación.

¿Puedo hablar con una traqueostomía?

Depende de la causa de indicación de traqueostomía. En algunos casos (riesgo alto de aspiración bronquial o ventilación por traqueostomía) se requiere tener el cuff inflado, por lo que no podrá hablar, y para comunicarse puede utilizar un pizarrón o tecnología como la aplicación “TrachTools”. Pacientes que no requieran tener el cuff inflado podrán usar una válvula fonatoria para hablar.
Es muy importante la rehabilitación por el equipo de fonoaudiología para el habla y la deglución.

Manejo en equipo

Los pacientes con traqueostomías deben ser evaluados por equipo multidisciplinario teniendo un rol fundamental los kinesiólogos y los fonoaudiólogos además del otorrinolaringólogo y cirujano de cabeza y cuello.

Cuándo consultar

El paciente con traqueostomía debe tener controles frecuentes para evaluar la progresión en el habla, deglución y la eventual decanulación. Sin embargo, en las siguientes situaciones debe consultar de manera prioritaria:

  • Dificultad para respirar a pesar de haber cambiado y limpiado la endocánula.
  • Sangrado fresco a través de la cánula.
  • Secreciones de mal olor o salida de alimentos a través de la traqueostomía
  • Sospecha de infección como fiebre, enrojecimiento o inflamación de la zona.

Referencias

  • Zgoda M, Berger R. Tracheostomy in the critically ill patients: Who, When and How? A review. Clin Pulm Med 2006; 13(2): 111-120.
  • White AC, Kher S, O'Connor HH. When to change a tracheostomy tube. Respir Care. 2010 Aug;55(8):1069-75.
  • Yaremchuk K, Yaremchuk K. Regular tracheostomy tube changes to prevent formation of granulation tissue. Laryngoscope 2003;113(1):1-10.
  • Mitchell RB, Hussey HM, Setzen G, Jacobs IN, Nussenbaum B, Dawson C, Brown CA 3rd, Brandt C, Deakins K, Hartnick C, Merati A. Clinical consensus statement: tracheostomy care. Otolaryngol Head Neck Surg. 2013 Jan;148(1):6-20
  • National Tracheostomy safety project. Health education England, NHS. https://www.tracheostomy.org.uk/e-learning