Image
20 de noviembre de 2018 Visto 1529 veces

¿Qué es la otitis externa? ¿Porqué se produce? ¿Cuáles son los síntomas?

Dr. Alvaro Pacheco

La otitis externa, también conocida como oído del nadador, es una inflamación del oído externo. La piel que recubre el conducto auditivo se inflama y enrojece en forma secundaria a una infección por una bacteria u hongo. Esta infección es frecuente en todas las edades. El conducto auditivo externo es un canal corto que va desde la oreja hasta el tímpano. Está cubierto por piel, y tiene pelos y glándulas que producen cera en su parte más externa.


¿Porqué se produce?

Existen múltiples factores que favorecen  la presencia de una otitis externa:

  • El aseo del conducto auditivo remueve el cerumen, que actúa como una barrera protectora contra el agua, las bacterias y hongos. La limpieza excesiva y el rascarse pueden dañar la piel, favoreciendo la infección.
  • La exposición prolongada al agua lava la capa protectora de la piel, haciendo que esta se reblandezca y se macera, favoreciendo el ingreso de las bacterias que normalmente se encuentran en el conducto auditivo, y produciendo una infección.
  • Utilizar dispositivos que bloquean el conducto auditivo, como audífonos y tapones también pueden favorecer las infecciones al dañar la piel.

 

¿Cuáles son los síntomas de la otitis externa?

Los síntomas más comunes de la otitis externa incluyen:

  • Dolor de oído, especialmente al movilizar o tirar la oreja
  • Picazón del oído
  • Presencia de pus o líquido saliendo del oído
  • Disminución de la audición

 

¿Cómo se diagnostica la otitis externa?

Si usted cree que usted o su niño presentan una otitis externa, deben solicitar una evaluación por  un otorrinolaringólogo, quien realizará un examen físico externo e interno del oído para confirmar el diagnóstico. En algunas ocasiones, será necesario un examen bajo el otomicroscopio para una mejor evaluación y eventual aspiración de secreciones.


¿Cómo se trata la otitis externa?

El tratamiento de la otitis externa apunta a aliviar el dolor y eliminar la infección. La gran mayoría de los pacientes puede recibir su tratamiento en forma ambulatoria. Si la infección es muy severa, o no ha respondido a los tratamientos de primera línea, podría requerir tratamiento endovenoso, que se hace con el paciente hospitalizado.

El tratamiento habitual de la otitis externa se realiza con gotas antibióticas y analgésicos, aunque ocasionalmente, y dependiendo de la severidad del cuadro, su médico podría además indicarle antibióticos orales.

Durante el tratamiento se debe evitar mojarse los oídos. Durante la ducha se puede usar un tapón de algodón cubierto con vaselina sólida. No es recomendable nadar ni realizar deportes acuáticos por lo menos 7 días después de haber iniciado el tratamiento. También se debe evitar usar audífonos hasta que el dolor haya cedido completamente.

 

¿Cómo se previene la otitis externa?

La mejor forma de prevenir la otitis externa es evitar introducir elementos extraños en los conductos auditivos externos (cotonitos, dedos, papel, etc.). Los oídos tienen un mecanismo de limpieza automático. Si usted siente que usted o su niño tienen cerumen excesivo en los oídos, debe consultar con el otorrinolaringólogo, quien determinará con el examen si es necesario hacer un aseo.
En el caso de exposición frecuente y/o prolongada al agua, se recomienda:

  • Sacudir la cabeza después de nadar para facilitar la salida del agua de los oídos
  • Secar los oídos con un secador de pelo con baja temperatura, sujetando el mismo a por lo menos 30 cm de la oreja
  • Considerar la posibilidad de utilizar tapones de  natación para los oídos

CEPES

27 de septiembre de 2019

CEPES 2019
Auditórium Clínica Universidad de Los Andes
Clínica Universidad de Los Andes – Hospitales FFAA
Hospital Guillermo Grant Benavente, Concepción 

25 de octubre de 2019

CEPES 2019
Hotel Plaza el Bosque
Hospital Clínico de la U. de Chile 
Hospital Sótero del Río – Hospital La Florida

30 de agosto de 2019

CEPES 2019
Hotel Plaza el Bosque
Hospital Barros Luco Trudeau 
Clínica Alemana – Clínica Las Condes